Psicología Para Estudiantes

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

Estructuralismo

E-mail

Introducción

Tendencia filosófica que surgió en la década de los '60, especialmente en Francia. Se trata de un "estilo de pensar" que reúne autores muy diferentes y que se expresan en los más diversos campos de las ciencias humanas, tales como la antropología (C. Lévi-Strauss), la crítica literaria (R. Barthes), el psicoanálisis freudiano (J. Lacan), la investigación historiográfica (M. Foucault), o en corrientes filosóficas específicas como el marxismo (L. Althusser).

Estos estudiosos rechazan las ideas de subjetivismo, historicismo y humanismo, que son el núcleo central de las interpretaciones de la fenomenología y del existencialismo. Utilizando un método en neto contraste con los fenomenólogos, los "estructuralistas" tienden a estudiar al ser humano desde fuera, como a cualquier fenómeno natural, "como se estudia a las hormigas" (dirá Lévi-Strauss) y no desde dentro, como se estudian los contenidos de conciencia. Con este enfoque, que imita los procedimientos de las ciencias físicas, tratan de elaborar estrategias investigativas capaces de dilucidar las relaciones sistemáticas y constantes que existen en el comportamiento humano, individual y colectivo, y a las que dan el nombre de "estructuras". No son relaciones evidentes, sino que se trata de relaciones profundas que, en gran parte, no se perciben concientemente y que limitan y constringen la acción humana. La investigación estructuralista tiende a hacer resaltar lo "inconsciente" y los condicionamientos en vez de la conciencia o la libertad humana.

El concepto de estructura y el método inherente a él llegan al e. no directamente desde las ciencias lógico-matemáticas ni de la psicología (escuela de la Gestalt) con las que éstas ya se encontraban operando desde hacía mucho tiempo. El e. obtiene sus instrumentos de análisis de la lingüística. De hecho, un punto de referencia común a los distintos desarrollos del e. ha sido siempre la obra de F. Saussure, "Curso de lingüística general" (1915), que, además de constituir un aporte decisivo para la fundación de la lingüística moderna, introduce el uso del "método estructural" en el campo de los fenómenos lingüísticos.

La visión del que hubiera experimentado grandes progresos profundizando el estudio de los campos de "presencia" y "copresencia" en los que Husserl encuentra esa característica de la conciencia que hace inferir a ésta más de lo que percibe o entiende. En esta copresencia ahonda el raciovitalismo para comprender la estructura de ideación a la que llama creencia, sobre la que se asientan las ideas y la razón. De ninguna manera el sistema de creencias está relacionado con un supuesto "inconsciente". Tiene sus leyes, su dinámica, y se desplaza históricamente transformado por las generaciones en su cambio de paisaje. Las creencias aparecen entonces como el "suelo" en el que se apoyan y del que se nutren esas otras estructuras de ideación llamadas "ideas".

 

El Estructuralismo

La psicología introspectiva altamente desarrollada que recibe el nombre de estructuralismo o existencialismo, está representada en su forma norteamericana definitiva por la obra de E. B. Titchener. En 1898, Titchener agudizó e hizo resaltar de tal modo la distinción entre el estructuralismo y el funcionalismo -efectuada en forma casi casual por James en 1884- que realmente dio nombre a ambos sistemas (véase R. I. Watson, 1968, págs. 397-399). Titchener señaló la analogía existente entre el tipo de psicología por el que él se inclinaba y el estudio de la estructura en la biología. El sistema de Titchener fue un refinamiento de la psicología de su mentor, Wilhelm Wundt, fundador del laboratorio de Leipzig. Durante los primeros años de la psicología, en Alemania, la estructural era la psicología. Su finalidad era el análisis introspectivo de la mente humana; la psicología había de ser una especie de química de la conciencia. La tarea fundamental del psicólogo era descubrir la naturaleza de las experiencias conscientes elementales y luego sus relaciones mutuas. Se pensaba que la herramienta necesaria era la introspección, practicada por una persona muy bien entrenada.

El cuadro siguiente incluye las figuras más importantes del estructuralismo.

Estructuralistas
Influencias / Antecedentes Pioneros y fundadores Desarrolladores de posiciones a fines
Franz Bretano (1838-1917) Wilhelm Wundt (1832-1920)
Leipzig
Carl Stumpf(1848-1936)
Berlín
Gustav Fechner (1801-1887) Edward B. Titchener (1867-1927)
Cornell
G. E. Muller (1850-1934)
Gotinga
L. F. von Helmholtz (1821-1894) Oswald Kulpe (1862-1915) Wurzburgo
J. P. Nafe
(1888-1970)
(St. Louis) Washington University Edward G. Boring
(1886-1968) Harvard

Tres han sido los aspectos más significativos del estructuralismo. En primer lugar, dio un fuerte ímpetu científico a la psicología, ligando por primera vez su nombre a una empresa de tipo científico, con reconocimiento académico formal y claramente separada de los dos principales campos paternos, la fisiología y la filosofía. En segundo lugar, puso a prueba una manera exhaustiva las posibilidades del introspeccionismo clásico como único método para una psicología completa. Por último, proporcionó una fuerte ortodoxia contra la cual pudieron organizar su resistencia las fuerzas funcionalistas, conductistas y guestaltistas. Las escuelas más nuevas surgieron de la reformulación progresiva y el rechazo final de los problemas estructuralistas básicos. Este hecho, por si solo, hace necesario el estudio contemporáneo de la psicología introspectiva analítica de Wundt y Titchener.

 

Antecedentes del Estructuralismo

La psicología de Wundt
Se acostumbra, por lo menos en Norteamérica, citar a Titchener como el fundador de la psicología estructural. Ciertamente, él le dio su nombre, la desarrolló y la sostuvo contra las tendencias funcionalistas y conductistas. Sin embargo, el sistema de Titchener era básicamente igual al de Wilhelm Wundt (1832-1820), con quien aquel había estudiado. El propio Wundt fue un sistematizador muy escrupuloso, y el "padre" de la nueva psicología experimental. Estableció el primer laboratorio formal de psicología en la Universidad de Leipzig en 1879. A pesar de ello, continuaremos la tradición americana y consideraremos a Wundt como el precursor de la escuela estructuralista, reconociendo al mismo tiempo que fue más que un mero antecedente.

Aunque Wilhelm Maximilian Wundt se convirtió, de ese modo, en el padre la psicología en general y del estructuralismo en particular, no le fue fácil convertirse en padre de nada más, incluso de niños. En primer lugar, porque en 1857, cuando no tenía todavía 25 años, casi murió de tuberculosis. Y en segundo lugar, porque era tan pobre que sólo al cumplir 40 años, en 1872, juntó vi dinero suficiente como para casarse con su novia de siempre, Sophie Mau (Bringmann, Balance y Evans, 1975).

La pobreza relativa de Wundt comenzó con su nacimiento como cuarto hijo de un pastor de campaña, que ejercía su ministerio en Neckarau, la pequeña ciudad donde Wundt nació. El pequeño Wilhelm se aficionó mucho al joven cuidante de su padre, Friedrich Muller, quien lo instruyó y protegió. Aparentemente, de niño tuvo pocos amigos, e incluso tal vez apenas haya tenido infancia. Tampoco tuvo mucho éxito en la escuela secundaria, lejos de su hogar, después de haber fracasado un año, la concluyó sin lograr obtener muy buenas calificaciones. Finalmente se hizo de amigos de su edad y empezó a mostrar interés en la lectura y la vida intelectual. A causa de la falta de dinero no pudo pagarse una carrera universitaria y en lugar de eso asistió a una escuela de medicina donde, después de un triste primer año, se graduó, en 1855,con las calificaciones más altas en los exámenes de la junta médica. Después de realizar investigaciones, profundizar sus estudios y de desempeñar tareas como asistente de Helmholtz, Wundt obtuvo por fin su recompensa: en 1872 fue designado para reemplazar temporalmente a Helmholtz en sus clases. La partida de éste hacia Berlín le dejó finalmente el campo libre y Wundt pudo así casarse.

A partir de entonces la buena fortuna comenzó a sonreírle. En ese mismo año, 1872, obtuvo una cátedra en Zurich y al siguiente una en la Universidad de Leipzig, más prestigiosa (llamada actualmente Universidad Karl Marx). No pasó mucho tiempo antes de que creara el laboratorio que lo hizo tan famoso. La psicología estaba destinada a ser una suerte de química mental experimental, que nos debería recordar el cuadro de John Stuart Mill del desarrollo de las ideas complejas.

Es muy probable que la empresa de Wundt recibiera un tremendo impulso gracias a los triunfos de la propia química, en especial a los de Mendeleiev. En 1871 Mendeleiev había corregido su tabla periódica de los elementos, publicada por primera vez en 1869,. y había predicho a través de ella la existencia de tres elementos nuevos, aún no descubiertos. En 1875 se descubrió el primero de estos tres, el germanio; en 1879 el segundo, el escandio. En esa mismo año Wundt fundó su laboratorio.

Incluso a esta distancia en el tiempo y en el espacio deberíamos ser capaces de imaginar la gran emoción y las enormes esperanza: que acompañaron a un empresa que procuraba desarrollar una verdadera tabla periódica de la mente. Los estudiantes acudieron en tropel a Leipzig desde puntos tan lejanos como América, Inglaterra e incluso Japón. Por supuesto, una vez que se arribaba al extremo oriental de Alemania era imperativo seguir el curso de Wundt. Aunque algunos, como el cínico norteamericano George Stanley may, se desilusionaron, la mayoría llegó con el fervor y la intensidad de propósitos que son de esperar cuando se es parte de una nueva empresa de suma importancia.

Wundt vivió hasta los 88 años y murió en 1920. Sin embargo, es probable que nunca haya advertido hasta qué punto la nueva ciencia iba a llevar su sello. Yo (Hillix) estudié el linaje académico del cuerpo de profesores de la Universidad del Estado de San Diego. De las 52 personas investigadas, 28 se remontaban a Wundt. En consecuencia, esta muestra permite observar que los discípulos norteamericanos de Wundt se adueñaron de tal modo del campo de la psicología estadounidense que la mitad de ésta les pertenece, en tanto que el resto se reparte entre los discípulos de William James, Carl Stumpf y otros competidores. A través de este linaje académico, Wundt revela ser merecedor, de manera muy directa, de su título de padre de la psicología.

También Wundt tuvo antecedentes, algunos de los cuales fueron objeto de examen en el capítulo 2. Otro antecedente, aunque en parte opuesto a sus ideas, puede encontrarse en la tradición fenomenológica de la filosofía y la psicología alemanas de su época. Turner (1967; pág. 60) define la fenomenología como una filosofía según la cual las entidades de la experiencia poseen una integridad irreductible que les es propia. Kant, en su Crítica de la razón pura, desarrollo una parte del punto de vista fenomenológico. Pensaba que todo lo que se conoce es fenómeno y que para conocer algo es necesario que aparezca en la conciencia. En consecuencia Kant limitaba el conocimiento a las apariciones. Esta influencia todavía se siente en la fenomenología moderna, por ejemplo, Lauer (1965) afirma: "Si hemos de conocer lo que es algo -y esto es lo que el fenomenólogo hará- debemos examinar la conciencia que tenemos de ello; si esto no nos da una respuesta, nada lo hará" (pág. 7).

En 1856, Lazarus y Steinthal, trazaron la primera distinción entre la fenomenología y la psicología (véase Capretta 1967). Afirmaban que la primera se ocupa de la descripción de los fenómenos de la vida mental, en tanto que la segunda procura establecer las explicaciones causales de estos fenómenos. Por lo tanto, cuando Wundt apareció en escena ya se habían expresado opiniones con respecto a la relación de la fenomenología con la psicología. Temporalmente Wundt no era un fenomenólogo. Consideraba que la psicología requería experimentación de laboratorio efectuada por observadores capacitados y no simplemente las cuidadosas observaciones de los fenomenólogos.

La filosofía de Wundt no era ni materialista ni espiritualista. Se oponía a este ultimo tipo de concepción porque pensaba que se equivocaba al tratar de establecer una ciencia de la experiencia mental sobre la base de especulaciones en torno a una "sustancia pensante". Se oponía al materialismo porque no creía que una ciencia de la mente se pudiera desarrollar por medio de las investigaciones físicas del cerebro. Wundt sentía que el estudio de la mente debe ser una ciencia de la experiencia (y en esto concordaba con los fenomenólogos).

Sin embargo, Wundt creía que la psicología debería ser experimental. Schultz (1969) dice, citando a Boring: "La aplicación del método experimental al problema de la mente es un acontecimiento de singular importancia en la historia de la psicología, un suceso que no puede compararse a ningún otro" (epígrafe). Tenemos una gran deuda con Wundt por haber instituido la psicología como una ciencia experimental. Citamos un pasaje de lo que él tiene que decir sobre el tema:

Es el experimento, entonces, el que ha sido el origen del decidido avance de la ciencia natural, y ha producido esas revoluciones en nuestras opiniones científicas. Apliquemos ahora el experimento a la ciencia de la mente. Debemos recordar que en cada rama de la investigación el método experimental asume una forma especial, de acuerdo con la naturaleza de los hechos investigados. En la psicología encontramos que sólo aquellos fenómenos mentales directamente asequibles a las influencias físicas pueden ser objeto de experimentación. No podemos experimentar sobre la propia mente, sino sólo sobre la actividad de sus instrumentos externos: los órganos de los sentidos y del movimiento, que están relacionados funcionalmente con los procesos mentales. (1894, pág. 10)

El objeto de estudio de la psicología era la experiencia inmediata, por oposición a la experiencia mediata. Para Wundt, experiencia mediata era la experiencia utilizada como medio para conocer algo distinto de la experiencia misma. Este es el modo usual en que utilizamos la experiencia al adquirir conocimientos sobre el mundo. Decimos "la hoja es verde"; ello implica que nuestro interés primario está en la hoja, no en el hecho de que estemos teniendo la experiencia de lo verde. Experiencia inmediata, en cambio, sería para Wundt la experiencia per se, y la tarea de la psicología era estudiar esta experiencia inmediata en sí misma. Esta distinción se remonta a la que efectuó Locke entre cualidades primarias y secundarias, y anticipa la distinción de Titchener entre los objetos de estudio de la psicología y la física. Si intentamos describir la experiencia que tenemos en relación con un dolor de muelas, nos estamos ocupando de la experiencia inmediata. Sin embargo, si junto con el dentista comenzamos a emplear la experiencia para descubrir el lugar y la naturaleza de la dificultad que nos lleva a tener la experiencia del dolor de muelas, habremos pasado a la experiencia mediata. Es evidente que en cada caso la experiencia es, en principio, la misma. Sólo nuestros propósitos cambian, y con éstos posiblemente los aspectos de la experiencia a la que prestamos atención.

En consecuencia, el físico está interesado sólo en la experiencia mediata, pero el psicólogo wundtiano estudia la experiencia inmediata. El método de estudio habría de ser la introspección, o Selbstbeobachtung (auto observación).

La introspección era la observación controlada de los contenidos de conciencia bajo condiciones experimentales. La introspección, no experimental era inútil para los fines científicos. Wundt aclaró su posición en el prólogo a Principios de psicología fisiológica:

Toda observación exacta implica que el objeto de observación (en este caso el proceso psíquico) pueda ser firmemente fijado por la atención, y que puedan seguirse atentamente los cambios que en él se produzcan. Y esta fijación por medio de la atención implica a su vez, que el objeto observado sea independiente del observador. Ahora bien, es obvio que la independencia requerida no puede obtenerse en un intento de autoobservación directa sin la ayuda de la experimentación. El esfuerzo por observarse introduce inevitablemente cambios en el curso de los acontecimientos mentales -cambios que podrían no haber ocurrido sin eso-, y cuya consecuencia usual es que el proceso que debía observarse desaparezca de la conciencia. En primer lugar (el método experimental) crea las condiciones externas que apuntan a la producción de un determinado proceso mental en un momento dado. En segundo lugar, permite al observador tal dominio de la situación general, que el estado de conciencia que acompaña a este proceso se mantiene casi sin cambios. (1904, pág. 45.)

Wundt creía que la mente y el cuerpo eran sistemas paralelos, pero no interactuantes. De este modo la mente no dependía del cuerpo y podía estudiársela directamente con provecho. Formalmente se hablaba de "psicología fisiológica", pero la explicación de la mente por medio del estudio de la fisiología vendría más tarde. Wundt, no pensaba, sin embargo, que la introspección fuera la única fuente del conocimiento psicológico:

Podemos agregar que, afortunadamente para la ciencia hay otras fuentes de conocimiento psicológico objetivo, a las que podernos acceder en el momento mismo en que nos falla el método experimental... Por lo tanto, la psicología experimental y la psicología étnica forman los principales departamentos de la psicología científica, Se complementan con la psicología infantil y la psicología animal, que juntamente con la psicología étnica intentan resolver el problema de la psicogénesis. Por supuesto, quienes trabajan en estos campos pueden aprovechar dentro de ciertos límites las ventajas del método experimental. Pero aquí sólo se trata de la observación objetiva de los resultados del experimento, y por consiguiente el método experimental pierde la significación peculiar que posee como instrumento de introspección (1904, pág. 5.)

Por lo tanto, Wundt reconocía formalmente métodos y áreas de la psicología diferentes de aquellos en los cuales estaba más interesado. Además, no se limitó a hablar sobre la psicología étnica; publicó diez volúmenes de su Völker-psychologie (1900-1909) entre 1900 y su muerte en 1920. Sí "se limitó a hablar" sobre psicología infantil y animal. Su libro Vorlesungen über die Menschen und Thierseele (2a. ed. rev. 1892) dedica sólo 26 de sus 454 páginas a la psicología animal. Las publicaciones de Wundt y las de sus discípulos indican que adjudicaba una importancia mucho menor a esos aspectos de la psicología.

Aunque existen algunas irregularidades en su tratamiento de la psicología, hay muchas más en el cuadro que tiene el psicólogo moderno de la psicología wundtiana. Muchas veces tendemos a estereotipar o parodiar la posición de casi todas las figuras históricas, pero con Wundt y Titchener el tratamiento ha sido particularmente injusto. Anderson (1971) presentó una lista con enunciados de Wundt a un grupo de estudiantes de nivel avanzado y les pidió que aparearan las citas a los nombres de un grupo de figuras destacadas en la historia de la psicología, entre las cuales figuraba Wundt. Por cierto, en ningún caso el nombre de Wundt fue el asignado con mayor frecuencia a ninguna de las cita, aun cuando todas le pertenecían. Era evidente que los estudiantes consideraban que muchos de los enunciados eran demasiado modernos o tenían una orientación demasiado experimental o conductista como para provenir de él.

Wundt concebía el problema de la psicología experimental bajo tres aspectos: descomponer los procesos conscientes en sus elementos, descubrir cómo están conectados y determinar las leyes de su conexión. La actitud de Wundt hacía la cosa analizada y hacia la conciencia daba cabida a cierta ambigüedad. De manera explícita hablaba de procesos mentales y no de contenidos mentales (1894). "En realidad, las ideas, al igual que todas las demás experiencias mentales, no son objetos sino procesos, acontecimientos" (pág. 236).

Sin embargo, era difícil ver a la psicología como la ciencia que buscaba los elementos de un proceso. El resultado de la falta de claridad fue la acusación de elementalismo estático: de considerar a los contenidos de conciencia como si fueran elementos estáticos. estructurales. Se asignó a la escuela el nombre de "existencialismo", porque parecía que consideraba los elementos de la conciencia tan existentes como los objetos físicos. El trabajo experimental en Leipzig parecía a veces justificar las acusaciones de los críticos, a pesar de la sistemática oposición de Wundt a esa manera de ver su psicología. No obstante, la descripción que hizo Boring (1950) sobre la denominación de la psicología estructuralista es un hermoso resumen del tratamiento general acordado a esta psicología en los Estados Unidos: "Los enemigos de esta psicología ortodoxa la nombran, pero siempre de acuerdo con lo que más bien les disgusta en ella" (pág. 431).

Bringmann, Balance y Evans (1975) atribuyen al último ayudante de Wundt, Friedrich Sander, haber dicho que éste, en su ancianidad, era un hombre ablandado por el tiempo, cansado de controversias y afecto a las anécdotas: la clase de abuelo que a todos nos hubiese gustado tener; y, hablando como psicólogos, él fue el "abuelo" profesional que en efecto tuvimos. A él probablemente no le habrían importado las opiniones de sus críticos y cuando pensara en el asunto, podría sentirse orgulloso del hecho de haber enseñado a 24,000 estudiantes. En el verano de 1977, mi esposa y yo (Hillix) estábamos junto al hermoso sepulcro de Wundt y su familia, cuando un pequeño pájaro se posó sobre la mano de ella. Es Wundt, que nos da la bienvenida", exclamó. ¡Es de esperar que el experimentalista Wundt jamás se haya ablandado tanto como para aprobar eso!.

Otros psicólogos europeos
Aunque evidentemente fue Wundt el sistematizador y el organizador más importante en los primeros días formativos de la psicología, no fue de ninguna manera el único psicólogo europeo que influyó en Titchener. Muchos siguieron más o menos de cerca a Wundt, pero otros surgieron de una línea diferente. Ninguno de ellos, sin embargo, discrepó con Wundt respecto de la importancia central de la introspección como el método a ser empleado en psicología. Como lo ha indicado Boring (1953) en su trabajo sobre la historia de la introspección, ninguno de los primeros psicólogos pensaba que era un introspeccionista; simplemente eran psicólogos, para quienes la importancia de la introspección era absolutamente axiomática. Los únicos argumentos se referían a los detalles del método.

Entre los no-wundtianos, posiblemente el más influyente fue Franz Brentano (1838-1917), debido a los diversos efectos que tuvo dentro de la psicología. Formado primeramente para el sacerdocio, obtuvo también el doctorado en filosofía y ocupó cátedras universitarias de filosofía primero en Wurzburgo y luego en Viena. Renunció al sacerdocio porque no podía aceptar la doctrina de la infalibilidad papal. Era conocido como un gran aristotélico e influyó sobre la psicología de la Gestalt y el psicoanálisis además de ser un competidor contemporáneo de Wundt y Titchener.

El nombre de Brentano se asocia con la psicología del acto. Su tesis fundamental es que a psicología debe estudiar los actos o procesos mentales y no los contenidos mentales. Sostenía que los actos mentales se referían siempre a objetos; por ejemplo, si consideramos el oír como un acto mental éste siempre se refiere a, algo oído. En este caso, el verdadero acontecimiento mental es el oír, que es un acto y no un contenido. Si vemos un color, nuevamente es el ver lo que es mental, no la cosa vista. Su Psychologie (1874) es la más importante de sus publicaciones psicológicas. Brentano fue básicamente un filósofo antes que un científico, y un empirista antes que un experimentalista. Influyó sobre la psicología estructuralista por su oposición más que por cualquier contribución positiva, y, ejerció también una fuerte influencia sobre la fenomenología.

Carl Stumpf (1848-1936) fue el principal competidor directo de Wundt. En 1894 se le adjudicó una cátedra de psicología alemana en la Universidad de Berlín, cuando Wundt -como decano de los psicólogos alemanes- parecía la elección lógica. Hubo rumores de que fue cierta oposición por parte de Helmholtz lo que impidió que Wundt obtuviera la designación. No existe, sin embargo, prueba alguna que respalde esta hipótesis, y las propias afirmaciones de Wundt en su autobiografía parecen negarlo. En consecuencia, como la mayoría de los rumores, éste no debería ser repetido y no lo sería si no fuese tan sabroso.

Stumpf estaba fuertemente influido por Brentano. Esta influencia puede haber sido la causa de que aceptara un tipo de introspección menos riguroso que el que Wundt consideraba aceptable. Sus diferencias de opinión se manifestaron en una acre discusión que sostuvieron a lo largo de una serie de publicaciones. El problema se relacionaba con los tonos, y la cuestión era si debían aceptarse los resultados de los expertos en introspección (Wundt) o de los expertos en música (Stumpf). Stumpf, cuyo campo especial de investigación era la audición, y cuyo amor era la música, se rehusaba a aceptar los resultados obtenidos en el laboratorio de Wundt. El desacuerdo era el que se podría esperar entre un hombre que adoptaba un punto de vista más fenomenológico y uno (Wundt) que insistía en un tipo más analítico de introspección. Es a Husserl, uno de los discípulos de Stumpf, a quien se atribuye, por lo general, el haber iniciado la fenomenología como una doctrina formal. Sin embargo, Husserl había estudiado previamente con Brentano, y ese asociacionismo sumado a sus estudios con Stumpf bien puede haber ayudado a nutrir las concepciones fenomenológicas. ¡No habría recibido esa formación con Wundt o Titchener!

El laboratorio de Stumpf en Berlín nunca rivalizó con el de Wundt en cuanto a extensión o intensidad de la investigación, pero hubo buena cantidad de trabajos. Berlín produjo varios hombres que estaban destinados a tener gran importancia para el desarrollo de la psicología: Wertheimer, Köhler y Koffka, los tres fundadores de la psicología de la Gestalt; Kurt Lewin, un importante expositor de la teoría del campo; Max Meyer, uno de los primeros conductistas. Al igual que Brentano, Stumpf tuvo más significación por sus diferencias con Titchener que por sus similitudes, aunque aceptaba sin cuestionarlo el empleo de la introspección.

El psicólogo experimental más capaz y productivo de la época fue G. E. Müller (1850-1934). Pasó unos 40 anos dirigiendo el laboratorio de Göttingen. Su trabajo principal fue en los campos de la memoria, de la metodología psicofísica y la visión. Con Pilzecker desarrolló la teoría de la interferencia como explicación del olvido, y llamaron inhibición retroactiva al fenómeno de interferencia del aprendizaje nuevo con el viejo. Müller también refinó las técnicas psicofísicas de Fechner y amplió la teoría de Hering sobre la visión de los colores.

Müller tuvo más éxito que Wundt y Stumpf en su intento de liberarse de la filosofía y la metafísica, que habían sido sus propios intereses en un principio. En este sentido se parecía a Titchener, que también luchó para que no le estorbara un interés excesivo por la filosofía.

Oswald Külpe (1862-1915) se formó en el laboratorio de Leipzig con Wundt, y durante un tiempo más corto en el laboratorio de Göttingen con Müller. Mientras estaba en Leipzig, Külpe se hizo amigo de Titchener, pero posteriormente los dos hombres habrían de tener desacuerdos fundamentales; Külpe no fue un representante de la ortodoxia wundtiana, como lo fue Titchener en lo esencial.

La primera parte de la carrera psicológica de Külpe transcurrió entre esfuerzos de investigación más o menos clásicos. Publicó un libro de texto (1895) que fue rápidamente traducido por Titchener, en el cual sólo intentaba informar sobre los hechos experimentales obtenidos mediante una cuidadosa introspección experimental. Poco después fue a Wurzburgo, donde dirigió una serie le ingeniosos y sugestivos experimentos introspectivos sobre el pensar, que demostraban que la introspección clásica era incompleta: la continuidad del pensar parecía eludir el análisis introspectivo ortodoxo. la interpretación de los resultados que se hizo en Wurzburgo fue que había percepciones impalpables [impalpable awarenesses] que no aparecían en la conciencia a la manera usual de los contenidos, y que debía considerárselas funciones. Había que incluirlas sin embargo, como genuinos datos de la conciencia. Al aceptar, en su concepto de experiencia consciente, tanto los contenidos como las funciones (actos). Külpe adhirió por igual a los puntos de vista de Brentano y a los de Wundt.

Külpe tuvo una relación más directa con Titchener, ya que formuló la distinción entre psicología y física sobre una base diferente de la de Wundt, para Külpe, y luego para Titchener, la psicología se distinguía por su interés en la dependencia de la experiencia respecto del organismo que la sufre. Parece ser que los dos psicólogos tomaron esta distinción de los filósofos Mach y Avenarius, aunque también es evidente su relación con la distinción de Locke.

 

El Estructuralismo de Titchener

Edward Bradford Titchener (1867-1927) era nativo de la ciudad inglesa de Chichester. Después de estudiar en su tierra natal, donde se especializó como fisiólogo, se unió a los estudiosos que empezaban a acudir en masa a la nueva meca de la psicología, Leipzig. Estudió allí con Wundt durante dos años, desde 1890 hasta 1892, cuando partió hacia los Estados Unidos. Esos dos breves año bastaron para que Wundt dejara en él una marca indeleble. La evidente personalidad alemana de Titchener se ha convertido en una leyenda: su actitud autocrática, la formalidad de sus clases magistrales vistiendo la toga académica, incluso su rostro barbado le daban aspecto germánico, Cada clase era casi una representación teatral, con una escenificación cuidadosamente preparada por los ayudantes. La presentación comenzaba puntualmente con la aparición de Titchener barriendo el escenario con su toga, y continuaba a través de demostraciones con Titchener escoltado por sus hábiles ayudantes, para terminar con la última parte de la clase que casi coincidía con la finalización de la hora.

Todos los años que vivió en Estados Unidos los pasó en la Universidad de Cornell. Durante la mayor parte de esos 35 años fue verdaderamente una autoridad a la que había que tener en cuenta, a pesar de que su psicología de cuño wundtiano nunca fue bien aceptada por los pragmáticos norteamericanos. Sin embargo, la mayor popularidad de la escuela funcionalista y la conductista fue haciendo sentir su efecto gradualmente. En los últimos años de su vida transfirió su interés de la psicología al campo de la numismática y murió relativamente joven en 1927. Dejó tras él metas tan altas de erudición que Boring, el más famoso de sus discípulos y el autor de la historia de la psicología más conocida y apreciada en Estados Unidos, diría más tarde que ya no quedaban eruditos en la psicología norteamericana. Una conjetura bastante probable es que Boring se estaba midiendo a sí mismo y estaba midiendo a los demás con las pautas de Titchener.

El intelecto alemán de Titchener es tan marcado como su legendaria personalidad germana, aunque no se lo haya destacado tanto. Hubo otros estudiantes no alemanes cuyo contacto con Wundt fue más prolongado que el de Titchener, pero que mostraron una marcada desviación de la línea ortodoxa establecida por Wundt, una cantidad de esos estudiantes llegó de Norteamérica y volvió a Norteamérica. Quizá la cultura inglesa de la cual provenía Titchener haya significado una educación más adecuada para la psicología alemana, que el práctico espíritu norteamericano. Wundt debía mucho a los empiristas ingleses y sin duda Titchener había sido influido ya en Inglaterra por esos precursores de Wundt. Incluso es posible que gran parte del germanismo que se percibía en su conducta estuviese más en los ojos de quienes lo contemplaban -estadounidenses provincianos todavía- los que tal vez no sabían distinguir entre una personalidad verdaderamente alemana y una europea. De todos modos, la psicología era para Titchener algo muy parecido a lo que fue para Wundt.

Uno de los temas principales a lo largo de toda su obra es el de la unidad de ciencia. Para él era evidente que todas las ciencias se erigían sobre el mismo fundamento: el mundo de la experiencia humana. Cuando este mundo era observado de modos diferentes, desarrollábanse también ciencias diferentes. Por ejemplo, Titchener creía que del mismo modo que la física se había desarrollado cuando la gente comenzó a considerar el mundo como una vasta máquina, si también lo estaba haciendo la psicología, a medida que la gente consideraba la mente como un conjunto de experiencias sujetas a leyes psicológicas. Para ejemplificar más aun esta idea de la unidad científica, en varias ocasiones trazó paralelos entre la entonces ciencia naciente de la psicología y ciencias más establecidas como la biología (1898) y la física y la química (1910).

Titchener (1910) creía que el sello distintivo del método científico era la observación, que, en su opinión, incluía también la experimentación. Veía el experimento como una observación que se podía repetir, aislar y variar, asegurando de tal forma la exactitud y la claridad. Distinguió luego entre el tipo de observación propio de la ciencia física (mirar hacia fuera)y la observación psicológica o introspección (mirar hacia adentro).

Los estados de conciencia eran los objetos propios de ese estudio psicológico. Lanzó virtualmente la psicología estructuralista en los Estados Unidos, en su trabajo "The pustulates of a structural psychology", en el que podía verse:

La biología, definida en su sentido más amplio como la ciencia de la vida y de las cosas vivas se divide en tres partes, o puede ser enfocada desde tres puntos de vista. Podemos explorar la estructura de un organismo, sin preocupamos por su función, determinando sus partes componentes mediante el análisis, y exhibiendo mediante la síntesis el modo en que se forma a partir de sus partes... Encontramos un paralelo con la morfología en una porción muy importante de la "psicología experimental". La meta primaria del psicólogo experimental ha sido analizar la estructura de la mente, desenredar los procesos elementales del embrollo de la conciencia, o (si se nos permite cambiar de metáfora) aislar los constituyentes de una formación consciente dada. Su tarea es una vivisección, pero una vivisección que ofrecerá resultados estructurales y no funcionales. Intenta descubrir, anta todo, qué hay allí y en que cantidad, no para qué está. (1898, págs. 449-450; véase también Dennis, 1948, pág. 366.)

Es difícil decidir, en base a esta cita, qué pensaba exactamente Titchener sobre la mente y la conciencia. Cambia de metáfora, de manera consciente, en medio de la frase. Por el contexto parecería que el conjunto de sus escritos y su pensamiento se adapta mejor a la segunda metáfora, aunque en su escrito más riguroso y escrupuloso habla de la conciencia como algo compuesto de procesos más que de elementos. Con todo, la palabra estructura y la actitud biológica hacia la morfología, otorgan status de realidad a la conciencia, por vía de una analogía.

No hay base alguna para suponer que el fundador de la rama norteamericana del estructuralismo haya rechazado el funcionalismo. Respecto de este tema, R. I. Watson efectúa esta categórica declaración:

Algunas veces se ha simplificado en exceso la descripción del sistema de Titchener. Según los críticos era un estructuralista, y con esto querían significar que su interés se centraba en los elementos estáticos de la experiencia, y no en el estudio funcional del proceso de la experiencia al que adherían James y otros. Esto sencillamente no es verdad. No hay duda de que él utilizó material funcional, y es fácil que se considere que los hallazgos de la psicofísica, que constituían uno de los segmentos principales de su sistema, dependían de las funciones de la discriminación y el juicio. Titchener aceptaba, sin embargo, la existencia de un aspecto funcional de la psicología. (1968, pág. 393.)

Sin embargo, un crítico contumaz podría argüir que Titchener lamentaba la existencia del funcionalismo, si bien lo reconocía.

Titchener definía la conciencia como la suma total de las experiencias de una persona, tal como están en un momento dado. Entendía la mente como la suma total de las experiencias de una persona -consideradas como algo dependiente de la persona- desde su nacimiento hasta su muerte. Así, decía:

En nuestra interpretación, "mente" significa simplemente la suma total de los procesos mentales experimentados por el individuo durante su vida. Las ideas, los sentimientos, los impulsos, etc., son procesos mentales; la cantidad total de ideas, sentimientos, impulso, etc., experimentados por mí durante mi vida, constituyen mi "mente". (1899, pág. 12.)

Titchener señaló también tres problemas para la psicología, muy similares a los planteados por Wundt:

La meta del psicólogo es triple: 1) analizar la experiencia mental concreta (real) en sus componentes más simples; 2) descubrir cómo se combinan esos elementos, cuales son las leyes que gobiernan su combinación y 3) conectarlos con sus condiciones fisiológicas (corporales). (1899, pág. 15)

Titchener modificó la distinción hecha por Wundt entre psicología y física, adoptando al respecto una posición similar a la de Külpe. No podía convenir con Wundt en que la física estudiara la experiencia mediata y la psicología la experiencia inmediata; pensaba que toda experiencia debía considerarse inmediata. La distinción estaba más bien en la actitud adoptada hacia el estudio de la experiencia, siempre inmediata. El físico estudiaría la experiencia como algo independiente de la persona que la experimenta, mientras que el psicólogo la estudiaría en la medida en que depende de la persona.

Podría objetarse que, a partir de Bessel, los astrónomos se interesaron mucho en la dependencia de la experiencia respecto del observador, y que lo mismo ocurre con los físicos. La réplica a tal objeción sería que el interés de los físicos por el papel del observador se debe sólo al deseo de que las observaciones vuelvan a ser completamente confiables e independientes del observador, tratándose así de un ejemplo más de la actitud básica de los físicos, y no de una excepción.

El concepto de error del estímulo, creado por Titchener, se relaciona con la distinción entre psicología y física. Para Titchener, el error del estímulo consiste en atender a (e informar sobre) las propiedades conocidas del estímulo, más que a la experiencia sensorial misma. Probablemente sea este el error más importante y obvio en que incurren quienes practican la introspección cuando no están suficientemente entrenados. Titchener señaló que esta tendencia a describir el estado consciente en términos del estímulo más que de la experiencia per se, es beneficiosa y necesaria en la vida cotidiana. En todos nosotros se desarrollan fuertes hábitos de este tipo, ya que de ordinario las respuestas efectivas son las que se producen ante el carácter objetivo del estímulo. Pero si uno quiere llegar a ser un observador psicológico adecuado, debe desaprender esos fuertes hábitos y la única manera de hacerlo es a través de un nuevo e intensivo esfuerzo de aprendizaje. Así, el sujeto entrenado para la introspección es alguien que aprende a ignorar los objetos y eventos como tales, y a concentrarse en cambio en la experiencia consciente pura.

Un buen ejemplo de esta situación es el empleo de una pantalla de reducción en la investigación visual. Si el experimentador permite que el sujeto vea el objeto estímulo y también la iluminación que da sobre él, el sujeto informan que un pedazo de papel blanco es blanco, aun cuando este poco iluminado y en realidad refleje menos energía luminosa que un pedazo de carbón sometido a una iluminación brillante. El juicio común de los sujetos no entrenados es que el papel es más claro que el carbón. El error del estímulo puede eliminarse por medio de una pantalla de reducción, que sólo permite ver una pequeña parte del objeto estímulo, a través de una especie de atisbadero. El dispositivo impide que el sujeto vea la naturaleza del objeto o la cantidad de iluminación, y de este modo su juicio obedece al "verdadero" carácter de la experiencia sensorial aislada: se llama "gris oscuro" a un pedazo de papel blanco poco iluminado, y "gris claro" a un pedazo de carbón negro iluminado brillantemente. Estos últimos juicios están más de acuerdo con las energías físicas de los estímulos, aunque son poco exactos como descripciones de las reflectividades del carbón y el papel. Ningún tipo de descripción sensorial es más verdadero que otro, en un sentido último. Los estructuralistas buscaban la descripción que se correlacionara más estrechamente con la estimulación momentánea. Titchener creía necesario que se construyera una especie de pantalla de reducción dentro de cada sujeto que practicara la introspección, mediante un entrenamiento intensivo. Los físicos y todos los otros científicos cometen el error del estímulo como cosa natural. Quieren informar sobre sus observaciones de una manera que concuerde con el carácter objetivo del estímulo, prescindiendo de los efectos momentáneos que puedan estar determinando su percepción del estímulo en un momento dado. Sólo los psicólogos introspeccionistas quieren conocer el carácter puro de la experiencia presente.

Titchener enseñaba que la psicología debía estudiar la experiencia tal como esta parece existir cuando intentamos separarla del aprendizaje; esto es, no debemos atribuirle significado. Esos significados se ligan a los estímulos a través del proceso de aprendizaje, y nuestras reacciones ante los estímulos incorporan tan directamente las experiencias relacionadas; que el "precepto" deja de ser un producto del estímulo solamente.

Titchener exorcizó la psicología infantil y la psicología animal, apartándolas del cuerpo principal, cosa que según vimos no hizo Wundt. Titchener no negaba que el estudio de la conducta de los niños y los animales proporcionara información valiosa; más bien negaba que la información proporcionada fuera psicológica.

El terco experimentalismo de Wundt tuvo una expresión quizá más exagerada en Titchener. Este no solo sostenía que la psicología debía ser experimental; también sostenía que debía ser pura. La ciencia aplicada le parecía a Titchener una contradicción. Según él lo veía, los científicos debían mantenerse al margen de consideraciones sobre el valor práctico de lo que están haciendo. En consecuencia, nunca aceptó que los trabajos sobre las diferencias individuales hechos por Cattell y otros fueran una contribución importante a la psicología. Censuró la noción de que la función de la psicología fuera la búsqueda de medios para auxiliar a las mentes enfermas. Negaba de una manera cáustica la posibilidad de que alguien llegara a psicólogo a través de un proceso de autoexaminación defectuosa, no entrenada.

En un principio, Titchener aceptó el paralelismo psicofísico de Wundt como solución práctica para el problema mente-cuerpo, pero en realidad la filosofía no le interesaba. Lo aceptó porque le permitía continuar el estudio de la psicología con la metodología en la cual creía. Como Wundt, Titchener exaltaba la nueva libertad de la psicología respecto de la especulación filosófica. Por consiguiente, advertimos en estos dos profesionales de una ciencia bisoña una tendencia científica, plenamente madura, a dar por sentado la filosofía, considerarla inaplicable y llevar la actitud filosófica antimetafísica de Hume a la práctica de laboratorio.

Sentían que esta nueva libertad -que significaba independizarse de la filosofía- provenía en parte de su empleo del método experimental. El experimento psicológico debía ser una introspección controlada, manteniéndose constantes los estados de conciencia mediante las condiciones exteriores, y variándose unos por voz los factores intervinientes en la situación, en diferentes experimentos. El experimentador sólo necesitaba construir aparatos, pensar y explicar el problema, y registrar los comentarios del introspector entrenado.

 

La Metodología del Estructuralismo

Para Titchener, como para Wundt, la técnica de investigación era la introspección; pero tal como se ha indicado, la introspección de Titchener era un procedimiento más formalizado y ejercitado que la Selbstbeobachtung de Wundt. Según Titchener, sólo los observadores excepcionalmente bien entrenados podían realizar científicamente la introspección.

En un análisis que hace de la fenomenología, puede encontrarse un ejemplo de sus opiniones sobre los observadores ingenuos:

En el presente contexto, un informe fenomenológico de la mente significa para mí un informe que se propone tomar los fenómenos mentales en su valor aparente, que los registra tal como se "dan" en la experiencia cotidiana; el informe proporcionado por un observador ingenuo, de sentido común, no científico, que todavía no ha adoptado la actitud especial del psicólogo... hablando con rigor, es más que dudosa la posibilidad de obtener semejante informe (1912 , pág. 489).

Es evidente que Titchener no favorecía el empleo de observadores no entrenados; tampoco en esta ocasión favorecía a la fenomenología como ciencia.

A los observadores no entrenados les resulta difícil decir exactamente qué aprenden a hacer los observadores entrenados. Con el transcurso de los años, la introspección cambió en alguna medida. Aparentemente, Titchener pensaba que la introspección se iba haciendo más refinada y más general en sus aplicaciones. Comentaba (1912a): "Nuestros estudiantes de los cursos superiores -es cierto que con un entrenamiento muy superior al de nuestra generación- se abocan a las tareas introspectivas con una disposición alegre que nunca hubiéramos soñado" (pág. 427).

Aun así -aunque se nos dice que los estudiantes mejoraban en algo- resulta difícil para un observador exterior saber con certeza en que mejoraban. Se ha dicho que la introspección es la observación directa de la conciencia, de los proceses mentales. Sin embargo, Titchener decía (1912b): "El curso seguido por un observador mostrará variaciones de detalle de acuerdo con la naturaleza de los estados de conciencia observados, el propósito del experimento y las instrucciones dadas por el experimentador. Introspección es, pues, un término genérico, y cubre un grupo indefinidamente amplio de procedimientos metodológicos específicos" (pág. 485).

Al mismo Titchener no parece haberle sido fácil encontrar una definición satisfactoria de la introspección, y cayó en la especificación de las condiciones experimentales, un loable procedimiento operacional. ¿Pero no hay entonces rasgos comunes entre las diferente: aplicaciones del término? ¿Habrá seguramente una autoconciencia acerca de la introspección, un saber de la observación? No, de acuerdo con Titchener (1912a): "Al atender al fenómeno bajo observación, el observador en psicología -no menos que el observador en física- olvida por completo prestar atención subjetiva al estado de observación" (pág. 443). Titchener, y Wundt antes que é1, reconoció que la autoconciencia podía interferir con los fenómenos bajo observación y de este modo invalidar los resultados (véanse las críticas a la introspección que se ofrecen más adelante, en este capítulo).

Si la descripción de la introspección hecha por Titchener es correcta y completa, parecería que es poco lo que tenemos que cuestionar. No habría diferencias entre el informe del psicólogo y el del físico sobre la misma cosa. Pero Titchener estaba hablando de un sujeto entrenado para la introspección. ¿Qué ocurre con los observadores a medida que se van entrenando? Notamos que dan informes verbales desde el principio. No negamos que en física se pueden obtener interesantes resultados aceptando los informes de otros experimentadores que describen lo que han visto, y los demás investigadores no cuestionan el hecho de que nosotros hayamos visto ciertas cosas. Aceptamos los términos del informe de otra persona, con la única reserva de que ,ésta pueda decirnos exactamente que quiere decir, señalando un ejemplo, si es necesario.

Pero el observador que aprende a introspeccionar está en situación diferente. Cierto tipo de términos, que podemos llamar "términos-significados" no se aceptan. Un psicólogo estructuralista no se interesa científicamente por el enunciado" veo una mesa", porque "mesa" es una palabra significativa, basada en el conocimiento previo del agregado de sensaciones visuales y táctiles por el cual identificamos la mesa. Los psicólogos estructuralistas creen interesarse en este agregado, como algo carente de significado; no quieren el agregado resumido en una palabra-significado, porque les interesan los contenidos directos de la experiencia, y no las inferencias que se hacen sobre la base de los contenidos. De modo que, cuando un observador dice mesa, se le previene contra el error del estímulo, y termina por excluir este tipo de palabra de su vocabulario profesional. ¿Qué palabras quedan entonces? ¿Quedan solamente aquellas que no tienen referentes externos, sino sólo referentes en la experiencia? Nuevamente, es una cuestión difícil. Wundt y Titchener insistían en que las condiciones externas debían controlarse cuidadosamente para poder determinar con mayor precisión los contenidos de conciencia y para que la misma cosa pudiera ser experimentada por más de un observador, permitiendo así una verificación recíproca de los resultados del experimento. Sería entonces posible un vocabulario apto para la tarea basado en los aspectos comunes de las experiencias llevadas a cabo bajo condiciones cuidadosamente controladas. Después de todo, ¿de qué otra manera adoptamos una convención para el significado de la palabra mesa? Una inferencia razonable es la de que confrontamos aquella parte de nuestra experiencia que ocurre siempre cuando otros emplean la palabra mesa. Por lo tanto, parece imposible crear un lenguaje, o uso del lenguaje, del tipo requerido por los estructuralistas. Sin embargo, debe ser mas fácil correlacionar las palabra con objetos que con experiencias, ya que dentro de la ciencia los lenguajes de objetos que tenemos son mas útiles que los lenguajes de experiencias. Para quien practica la introspección, la tarea de aislar aquel aspecto de su múltiple experiencia al cual se aplica una palabra particular puede ser muy difícil. Ciertamente, dos introspectores no pueden ponerse de acuerdo sobre el aspecto correspondiente mediante el expediente de señalarlo, como se hace en el caso de los objetos. Los dedos de la mano no se adaptarán a los alcances más remotos del mundo de la experiencia. No siempre hubo acuerdo en torno a los hallazgos de la introspección, aun con un control muy cuidadoso de las condiciones. Si hubiera sido posible asegurar el suficiente acuerdo científico para los hallazgos de la introspección, la escuela estructuralista seguiría siendo aún hoy una fuerza vital.

Luego veremos que eso no fue posible. Mientras tanto, intentemos describir la introspección, examinando aquellos de sus rasgos que puede comprender un psicólogo no introspectivo de hoy. Aunque puede ser más que eso, la introspección es por lo menos un término genérico que reúne varios tipos de observación llevados a cabo en la psicología. Investigadores diferentes, por ejemplo los de Cornell y los de Wurzburgo, tendieron a utilizar subvariedades diferentes. La variedad de observación vigente en Cornell se llevaba a cabo bajo condiciones de laboratorio, donde el investigador determinaba cuidadosamente la situación estimulante, incluyendo las instrucciones. Sólo se utilizaban sujetos que hubieran sido cuidadosamente entrenados por el mismo investigador o por otro investigador versado en el método. Entre otras cosas, el entrenamiento incluía la admonición de observar los contenidos de la experiencia e informar sobre ellos. También incluía castigos cuando el observador utilizaba lo que podríamos llamar "palabras-significado" o "palabras-cosas" tal como nosotros concebimos ordinariamente este tipo de palabras. Sin duda, se recompensaba el empleo de las palabras consideradas como descriptivas de los estados conscientes.

Para dar al lector algo del sabor del método introspectivo tal como lo desarrolló Titchener, reproducirnos parte de un informe sobre un experimento de introspección. Se había instruido a los observadores (Os) C. y P. para que informaran sobre sus imágenes mnésicas, los estímulos utilizados fueron formas geométricas de diversos colores. El informe de Murray dice así:

  1. Introspecciones. Modo de aparición de la imagen. Por regla general, la imagen mnésica aparece espontáneamente al comienzo del período de registro, o en el período precedente de la postimagen. Luego de eso reaparece con intervalos regulares, que por lo general aumentan hacia el final del minuto. En unas pocas ocasiones, informa C., la imagen era aparentemente provocada por contracciones casuales del globo del ojo o del párpado, por la inspiración, o automáticamente, por la presión rítmica de la llave. Ocasionalmente también, el observador informa sobre una débil ansiedad ante la falta momentánea de la imagen, y una tentación de provocar su aparición moviendo los ojos (O.C), fijándolos de manera firme, o recordando detalle tras detalle (O.P.)

  2. Localización de la imagen. La imagen mnésica aparece usualmente en la misma dirección y a la misma distancia que el original. P. la distingue de la postimagen sensorial por su posición hacia afuera en la pantalla (mientras la postimagen aparece "en los párpados"), y destaca que "su aparición se acompaña a menudo de la sensación de volverse hacia ella". Ocasionalmente parece estar situada "en la cabeza" pero en este caso su carácter distintivo disminuye materialmente. Hay abundantes testimonios de que esta localización se correlaciona con la presencia de elementos motores, reales o ideados. C., notando que la imagen mnésica aparece usualmente como un objeto con relaciones espaciales, afirma que en este caso se hace presente "la sensación de acomodación", con una "tendencia a mover los ojos y a localizar la imagen directamente en el espacio". Cuanto menos real es este sentimiento (de acomodación y convergencia), menos distinta es la imagen. Así, hacia el final del período de registro (según informa a veces C.) las imágenes se hacen menos vividamente "visuales", ya casi no las acompaña ninguna tendencia a la fijación, y no se localizan en una porción definida del campo visual sino vagamente "en la cabeza", un tipo de imagen que C. describe como "más subjetiva" y "más puramente mnésica".

    Probablemente también P. se refiera a las sensaciones musculares que acompañan a la fijación, en su informe (de estilo menos concreto) sobre el recuerdo semiespontáneo de las imágenes. "Parezco dirigir mi atención hacia el lugar en que espero que aparezca la imagen. Si mantengo mi atención en ese lugar, probablemente seguirán varias imágenes más". Y además, "mi atención vacila respecto del lugar de la tabla en que se espera la imagen, luego se detiene, y debajo descubre la imagen, a veces de una manera indistinta; pero a medida que la atención se dirige más decididamente hacia la imagen, ésta va aumentando su vividez".

  3. Carácter incompleto de la imagen. Rara vez las imágenes son completas. Lo más frecuente es que se pierda la porción inferior derecha, y que se distinga más nítidamente la superior izquierda, en correlación posiblemente con el agrupamiento característico de la pagina impresa y el hábito de atender sobre todo a la palabra del extremo superior izquierdo. En los casos en que el contorno es completo, muy probablemente haya lagunas en el cuerpo principal de la figura. No importa lo completa o incompleta que pueda ser en relación al original; la imagen -de acuerdo con los informes más usuales- aparece y desaparece relampagueando como un todo, sin crecer ni alterarse. (1906, págs. 230-231)

Después de este examen de los problemas qué se plantean al definir la introspección, es probable que uno se sienta menos inclinado a reírse de los infructuosos esfuerzos por definirla de aquellos que todavía se interesan vitalmente en ella. Natsoulas (1970) se desembaraza del problema de esta manera: "Aquí introspección es un término relativamente neutro para referirse al proceso (o los procesos) por medio del cual se llega en el acto al conocimiento introspectivo (pág. 90).

 

Proposiciones Empíricas

La ciencia no sólo las observaciones determinan la teoría; también la teoría determina las observaciones. Las proposiciones empíricas del estructuralismo aparecen hoy mezcladas con presupuestos teóricos, pero para los estructuralistas sus proposiciones parecían basarse directamente en la observación. Los tres elementos básicos de la conciencia, que se remontan a los filósofos empiristas ingleses, parecían verificarse en las observaciones. introspectivas de Wundt y posteriormente de Titchener. Esos tres elementos eran las sensaciones, las imágenes y los sentimientos. Se pensaba que los elementos eran básicos y susceptibles de una ulterior reducción analítica.

Las imágenes eran los elementos de las ideas, y las sensaciones los de la percepción. Se suponía que las imágenes diferían de las sensaciones por ser menos reales, menos claras, menos intensas, y a veces menos prolongadas. Tanto las imágenes como las sensaciones tenían cuatro atributos básicos: cualidad, atensidad, intensidad y protensidad.

La cualidad tenía un significado usual -una diferencia de clase-; la atensidad sinónimo de claridad, sólo que un tipo de claridad que variaba con la atensidad más que con las características objetivas de los estímulos; la intensidad tenía un significado usual de fuerza y la potencialidad designaba la duración temporal de la sensación o la imagen. Algunas modalidades sensoriales producían sentidos con un atributo adicional: la extensidad en el espacio.

Titchener vio que no era fácil distinguir la imagen de la sensación, pero sostenía que había por lo menos una diferencia de tipo cuantitativo; por ejemplo, si un punto en la dimensión de atensidad en el cual la imagen se volvería sensación. Un experimento llevado a cabo por Perky (1910), en Cornell, ilustra la dificultad de decidir qué era imagen y qué sensación: sujetos a quienes se les proponía que "proyectaran" una banana sobre una pantalla blanca, no informaron aparición de la aparición de un borroso dibujo de una banana que se proyectó realmente en la pantalla., sino que atribuyeron la sensación a una momentánea e inusual claridad de sus imágenes; otros sujetos a quienes se pidió que observaran una forma real, no informaron cuando fue quitada, manteniendo aparentemente una especie de equivalente de la oscura sensación, por vía de su propia formación de imágenes. Debemos advertir que Perk distinguía entre imagen y sensación sobre la base de la presencia o ausencia de un estímulo objetivo; esta acción no se basa en los contenidos conscientes y parece incongruente desde el punto de vista de un estructuralista. Con todo, el experimento de Perky plantea la duda sobre la distinción entre sensación e imagen, y como resultado hubo una tendencia a hablar más acerca de los atributos de las sensaciones, y menos de los atributos de las imágenes. Boring (l950, pág. 201) cita un experimento posterior de Perky (1911) que suministraría pruebas aun más convincentes de que las imágenes podrían ser más intensas que las sensaciones, pero señala que Titchener llego a las conclusiones de Perky.

La escuela de Wurzburgo entró en una acalorada controversia con Titchener sobre el tema del "pensamiento sin imágenes" que aquélla afirmaba haber "descubierto". La admisión de tal entidad hubiera exigido una revisión del punto de vista de Titchener (a saber, que las imágenes eran los elementos de los pensamientos). De modo que Titchener rechazó las opiniones de Külpe y sus discípulos de Wurzburgo, a quienes se unió, en la defensa de un pensamiento sin imágenes, Binet en Francia y Woodworth, de orientación funcionalista, en la Universidad de Columbia. Titchener sospechaba que todos estos resultados podrían haberse originado en una introspección imperfecta; es decir, incompleta. No encontró ninguna prueba evidente de la existencia de este elemento advenedizo, este pensamiento sin imágenes. Sus sujetos no confirmaron los hallazgos de Woodworth. El veredicto de Titchener fue que el llamado elemento de pensamiento era probablemente un complejo no analizado de sensaciones e imágenes kinestésicas, a las que siempre es difícil encontrar en la conciencia. También excluyó el elemento de "voluntad". Un acto de voluntad era simplemente un complejo de imágenes que forman ideas anticipadoras de la acción.

Titchener pudo incluir la atención en su sistema, mediante el simple expediente de asimilarla a la claridad de la sensación. En algunos sujetos encontró sólo dos tipos de claridad; uno central y claro, y otro periférico y oscuro. En otros sujetos había una progresión multiescalonada de lo claro a lo oscuro.

Titchener rechazó la teoría tridimensional del sentimiento formulada por Wundt. De las tres dimensiones (placer-displacer, tensión-relajación, excitación-calma) retuvo solamente la primera. Las otras dos las redujo a sensaciones e imágenes, sobre todo kinestésicas. Por lo tanto, no debían considerarse como características especiales del sentimiento: de hecho, no eran sentimientos en absoluto.

Posteriormente Nafe (1927), un discípulo de Titchener, redujo también este único atributo de sentimiento a sensaciones: el placer era una "presión aguda" localizada en el tronco a un nivel superior que la "presión sorda" del displacer. Sugirió que los responsables de estas sensaciones podrían ser ciertos cambios vasculares. Si se aceptara el punto de vista de Nafe, hasta el afecto se reduciría a la sensación.

Hasta aquí hemos examinado las proposiciones más directamente empíricas (enunciaciones de resultados experimentales) que aceptan generalmente los estructuralistas; algunas de ellas son asistemáticas, y cualquier psicólogo puede aceptarlas no importan sus creencias sistemáticas. Por ejemplo, el primer capítulo "empírico" de Titchener en An outline of psychology (1899) se titula "La cualidad de la sensación". Allí se examinan las cualidades de las sensaciones visuales, auditivas, olfativas, gustativas y otras. Cada examen de esas cualidades se basa en un experimento o demostración.

 

El Estructuralismo como Sistema

Definición de la psicología
La definición estructuralista de la psicología era "el estudio analítico de la mente humana, adulta, normal, generalizada, que se lleva a cabo mediante la introspección". Esto resume nuestro examen previo: el término "generalizada" agrega la opinión de Titchener -y de Wundt antes que él- de que la psicología no se interesa básicamente en las diferencias individuales, y lo de "normal" excluye a mentes perturbadas o defectuosas.

Postulados básicos
La expresión "postulados" alude, como es natural, a los que, con algún propósito, se considera incuestionables; en un sentido lógico formal, los postulados servirán de base para derivar otros enunciados a los que se denomina teoremas. Hasta hace muy poco, la psicología casi no hizo uso de postulados de esta clase, y la psicología estructural no fue la excepción a esta regla. No obstante, en algún sentido los postulados han atraído desde hace tiempo el interés de los psicólogos y, una vez más, los estructuralistas no han sido la excepción; no hace falta ir más allá del trabajo publicado en 1898 por Titchener, The postulates of a structural psychology, para demostrar ese interés.

¿Qué tipo de postulados, entonces, han interesado tradicionalmente a los psicólogos? la mayoría han sido las suposiciones de "alto nivel" que guían la conducta del investigador psicológico. Por ejemplo, la definición de la psicología antes mencionada sirve para dirigir la investigación y no ha de ser sometida a prueba de manera directa. El lector puede encontrar otros ejemplos de esta en nuestra exposición sobre los objetivos y métodos de Wundt y Titchener. Hay todavía, sin embargo, otros tipos de enunciados a los que se llama también postulados. Estos enunciados parecen apoyarse más en una base empírica a ser simples suposiciones, pero están universalmente sustentados por observaciones pertinentes. Los ejemplos estructuralistas los tomamos directamente del trabajo de Titchener:

Hemos partido de un punto de concordancia universal. Todos admiten que las sensaciones son procesos mentales elementales. Existe, es cierto, diversidad de opiniones con respecto a la gama de contenidos que cubrirá el término... La divergencia, sin embargo, no es grave.
...Una vez más partimos de un punto de concordancia universal. "Hay dos factores determinantes indispensables en todo elemento físico: la cualidad y la intensidad" (1898, de acuerdo con la cita de Shipley, 1961, págs. 233, 236 ).

Ya hemos visto que el propio Titchener deseaba agregar la atensidad y la protensidad a la lista de los "factores determinantes indispensables". Era cierto, por lo tanto, que los "postulados básicos" del estructuralismo experimentaron cambios. No existe ningún conjunto de suposiciones fundamentales ni de enunciados sostenidos universalmente que se puedan citar. Como los postulados que existieron no eran formales ni lógicos no es posible efectuar ningún enunciado relacionado con la cantidad, la suficiencia o la adecuación de los postulados estructuralistas; A este respecto, los estructuralistas no están peor que los partidarios de cualquier otro sistema clásico de la psicología.

Otros ejemplos de los principios orientadores que casi con seguridad habrían sido aceptados por los estructuralistas incluyen los dos métodos básicos de la ciencia: el control y el análisis. Concedían gran importancia a la experimentación y excluían otros métodos por no ser científicos, y no podían afirmar con demasiada firmeza que a la psicología le habían crecido sus propias alas y era ya independiente de la metafísica. El conocimiento era empírico, no a priori. Desde luego, se daba por sentado que la mente y la conciencia eran concepto útiles y constituían el campo propio del estudio psicológico. Se suponía asimismo que la introspección era un método válido para ese estudio, un método que exigía un máximo de entrenamiento para lograr un rendimiento eficiente. Se presumía que la coherencia y la ley presidían el reino de la conciencia y que la mente y el cuerpo eran sistemas paralelos.

Naturaleza de los datos
Resumiendo el examen precedente: Titchener creía que los datos primarios de la psicología debían obtenerse por medio de la introspección y bajo estrictas condiciones experimentales. En la actualidad llamaríamos "subjetivos" eso datos, pero sin duda Titchener creía que eran tan objetivos como podían serlo cualesquiera otros. De llegar a surgir hoy una controversia respecto de la objetividad de los datos de Titchener, seríamos objetivos en lo que se refiere a efectuar la distinción entre lo subjetivo y lo objetivo; los datos serían enviados a una computadora para un análisis de confiabilidad. La analogía intuitiva de tal análisis condenó los datos introspectivos a la categoría subjetiva; no es seguro si este juicio en particular estaba adecuadamente justificado.

Posición frente al problema mente-cuerpo
Se ha examinado ya el postulado de Titchener respecto de la cuestión mente-cuerpo. Sin embargo, a menos que aceptemos demasiado fácilmente el punto de vista de que Titchener se limitó a aceptar el paralelismo psicofísico de Wundt, debemos citar otro párrafo suyo (1899): "La metafísica que nos señala la ciencia es más bien una metafísica en la cual tanto la materia como el espíritu desaparecen, dejando lugar a la concepción unitaria de la experiencia" (pág. 366). Aquí parecería que Titchener aceptara un monismo de la experiencia. Su punto de vista es similar al de Mach -a quien Titchener era aficionado-, que ponía énfasis en la experiencia como base de toda ciencia Titchener perfeccionó posteriormente su posición. Señaló que la concepción lógica de la mente lleva a preguntas sin salida.

Por ejemplo, de acuerdo con esa opinión ¿dónde termina el cuerpo y dónde empieza la mente? ¿los sentidos pertenecen a la mente o al cuerpo? ¿la mente siempre es activa y el cuerpo es siempre pasivo? ¿La mente y el cuerpo actúan siempre independientemente uno del otro? Preguntas como éstas surgen de inmediato, pero no es nada fácil contestarlas. El paralelismo no tiene escollos lógicos de este tipo (1910, pág. 14).

Principios de conexión
Problema de la conexión era secundario para Titchener; en tanto no se elabora la naturaleza detallada de los elementos, no tenía sentido el intento de conectarlos. Su opinión respecto a la conexión era similar a la que tenía respecto de la función; reconoció finalmente la necesidad de trabajar con las conexiones, pero creía que primero debía venir el estudio de la estructura.

Hasta donde se interesó en las conexiones, las explicaba por la asociación. Titchener adoptó el principio de la asociación por contigüidad como su ley principal:

Tratemos, con todo, de obtener una fórmula descriptiva para los hechos que se proponen explicar la doctrina de la asociación. Encontraremos esto, que toda vez que ocurre en la conciencia un proceso sensorial o imaginal, es probable que aparezcan con él (por supuesto en forma de imágenes) todos aquellos procesos sensoriales e imaginales que ocurrieron junto a él en algún momento anterior de la conciencia... Ahora, con muy poca violencia, puede transformarse la ley de contigüidad en nuestra ley general de asociación (1910, pág. 378-379).

La ley de asociación le proporciona un principio de conexión sucesiva, éste es, el ítem A tiende a provocar la aparición del ítem B inmediatamente después. Subsistía el problema de la conexión de los elementos en una sección transversal de la conciencia..Esto iba a resolverse mediante la presentación de leyes de síntesis, tarea que parece no haberse completado nunca. Se hace evidente en sus escritos que Titchener reconocía la dificultad de la síntesis. En los elementos no se sumaban simplemente a la experiencia unitaria que ocupa en primer lugar:

Si los elementos conscientes fueran "cosas" la tarea de reconstruir una experiencia no sería difícil. Juntaríamos los trozos de mente como se juntan los trozos de madera en un rompecabezas infantil, o los cubos del jardín de infantes. Pero los elementos conscientes son "procesos", no ajustan entre sí, lado con lado y ángulo con ángulo, sino que fluyen juntos, se mezclan, se superponen, se refuerzan, se modifican o se obstaculizan, obedeciendo a ciertas leyes psicológicas (1899, pág. 17).

Titchener nunca pudo dar esas leyes, porque nunca terminó su primera ley de análisis.

Otro tipo de conexión que debía explicar Titchener era el problema del significado: ¿cómo llega a conectarse el significado con la sensación? El considerar que el problema era ajeno a la psicología, pero de todos modos desarrolló una explicación: su famosa teoría contextual. Para Titchener, el significado de la sensación era simplemente el contexto de conciencia en el que ocurría. La sensación simple no tiene significado, sólo lo adquiere de las otras sensaciones o imágenes que la acompañan. El contexto de la sensación, y por lo tanto su significado, es un resultado de la experiencia pasada con la sensación; es el resultado de las asociaciones entre sensaciones o imágenes pasadas. Lo que llamamos significado es simplemente la totalidad sensorial que acompaña a la sensación significativa:

Ninguna sensación significa; una sensación simplemente se da de diversas maneras, intensamente, claramente, espacialmente, y así sucesivamente. Todas las percepciones significan... Para nosotros, por lo tanto, el significado puede ser fundamentalmente un asunto de sensaciones de los sentidos especiales, o de imágenes, o de sensaciones kinestésicas y otras sensaciones orgánicas, de acuerdo con lo que demande la naturaleza de la situación. De todas sus formas posibles, sin embargo, dos parecen tener una importancia especial: las kinestésicas y las imágenes verbales... ¿Pero es siempre el significado un significado consciente? Seguramente no; el significado puede darse en términos puramente fisiológicos (1910, págs. 367-369).

Principios de selección
El problema básico de explicar por qué se seleccionan ciertos estímulos en la conciencia, se manejó mediante el concepto de atención, que había sido reducida a la claridad sensorial. Inicialmente, Titchener creía que había dos grados de claridad, pero uno de sus estudiantes en Cornell -L. R. Geissler (1909)- encontró que los sujetos podían variar a lo largo de una escala numérica con diez gradaciones. En Leipzig, Wirth hizo descubrimientos similares (1906).

Según Titchener, hay tres etapas generales en la atención: 1) atención primaria involuntaria innata, donde los factores innatos tales como la intensidad y la cualidad de la experiencia sensorial determinan la atención, mientras dura la disposición atentiva involuntaria, o quizá la novedad; 2) atención secundaria voluntaria, una vez que la novedad ha dejado de serlo (durante esta etapa es difícil mantener la atención en un nivel elevado de claridad); 3) atención primaria derivada, que es el objetivo último; la atención es nuevamente involuntaria, esta vez debido a su historia de desarrollo aprendido más que a los factores innatos, no aprendidos.

Como etapas, esos tres estados deben considerarse continuos y no claramente separables. Un ejemplo de esta continuidad de las etapas es el desarrollo del interés al leer un cierto tipo de material, como puede ser el de un texto de psicología. Originariamente, la atención obedece a factores tales como la novedad y ciertas expectativas referentes al tema. Sin embargo, al progresar la lectura, pueden desarrollarse factores negativos o inhibitorios como resultado de que el estudiante tropieza con una terminología nueva y no familiar, exposiciones difíciles, etc.; y quizás, también como resultado de la frustración de algunas expectativas. Aparecerá entonces la segunda etapa, y al estudiante le estudiante le resultará difícil, por ejemplo, atender con claridad a la lectura de las demostraciones. La fijación en esta etapa de la atención es un serio problema educacional, y ayuda a indicar muchas dificultades académicas, así como muchas quejas estudiantiles. Para Titchener, si puede superarse esta dificultosa etapa, emergerá la tercera. Entonces la familiaridad con el material será suficiente para mantener un cierto grado de atención. El alcanzar esta etapa de la atención involuntaria derivada, relación con una variedad de temas, es un importante objetivo de la educación.

 

Críticas al Estructuralismo

Fuera el sistema llamado estructuralismo. Hizo muchas contribuciones positivas a la ciencia de la psicología: la libero de la metafísica, le dio un cuidadoso método experimental y un núcleo en torno a1 cual organizarse, y contribuyó con los métodos experimentales. Pero quizás su mayor contribución a la psicología fueron las críticas que provocó.

Introspección
Aunque más severo fue dirigido al corazón mismo del estructuralismo, el método introspectivo. Muchas de las críticas fueron reconocidas como problemas por Wundt y Titchener, quienes tomaron medidas para asegurarse de que las críticas no conservaran su validez. Los que siguen son problemas clave que fueron considerados.

En realidad. la introspección debe ser siempre retrospección, ya que informar sobre un estado de conciencia requiere tiempo. El olvido es rápido, en especial inmediatamente después de tener una experiencia, de modo que tal vez pierda inadvertidamente algo ésta. También es posible que la necesidad de introspección lleve a ser agregados o a errar, especialmente si quien practica la introspección tiene algún interés en una teoría a la que pudieran afectar los resultados experimentales.

A esta objeción se respondió en parte utilizando solamente observadores bien entrenados que trabajan con intervalos de tiempo lo suficientemente cortos como para reducir el olvido, y en parte mediante la postulación de una imagen kinésica primaria, una especie de eco mental que preserva la experiencia hasta que el introspector pueda informar sobre ella. Si se hace el informe dentro de los límites de esta memoria inmediata, antes de que cambie la atención consciente entonces se pierde poco que sea de valor.

Una segunda dificultad reconocida por estructuralistas y críticos es que la introspección puede modificar drásticamente la experiencia. El ejemplo clásico es una introspección de la ira; si se presta atención al estado, éste rápidamente tiende a desintegrarse y puede llegar a desaparecer por completo. De modo que la técnica de medición interfiere con la experiencia, tal como lo hace con los electrones en el caso del físico. Situación en cierto modo análoga a la del antropólogo cultural que quiere observar en detalle los hábitos y costumbres de otra cultura. Su misma presencia en una familia sirve para contaminar la conducta de sus sujetos. Los defectos indeseables de tal intrusión pueden minimizarse si el observador llega a vivir en la familia y termina por ser aceptado; la conducta de sus sujetos se hará progresivamente más normal y su intrusión dejará de afectarla. Pero este proceso, al igual que el de entrenarse para aceptar el acto de introspeccionar en la familia mental, sólo puede lograrse mediante un prolongado y arduo esfuerzo. En el caso de la familia mental, el estado de cosas puede verse afectado por el proceso de entrenamiento. Wundt postulaba una independencia de la cosa observada, que se daría con la experiencia, pero Titchener aparentemente no tenía una posición tan firme; simplemente creía que, con la práctica, el observador experimentado no tenía conciencia del acto de observación.

Una tercera dificultad radica en que los psicólogos que practicaban el método introspectivo en diferentes laboratorios, no obtenían resultados comparables; más bien, los científicos de un laboratorio afirmaban cosas que contradecían los resultados obtenidos por científicos en otro lugar (Boring, 1953}. En nuestra discusión previa dijimos que el acuerdo sobre un lenguaje que describa la experiencia tal como la observa el introspector, no es imposible en principio; sin embargo, sólo sería posible sobre la base de un control de las causas exteriores de la sensación. Parece haber sido empíricamente imposible elaborar un lenguaje introspectivo en el que se conviniera y que resultara útil. Titchener continuó sosteniendo que ese acuerdo se alcanzaría a su debido tiempo, probablemente cuando todos los introspectores hubiesen aprendido a realizar su trabajo con la misma exactitud y el mismo cuidado que él y sus discípulos. El acuerdo no llegó nunca.

El cuarto argumento fue quizás el más decisivo. Había cada vez más pruebas de que existían datos que pertenecían, en sentido estricto, a la psicología pero que no eran accesibles a la introspección. El propio Titchener reconocía los significados inconscientes. La escuela de Wurzburgo presionó a favor del reconocimiento de los pensamientos sin imágenes, de carácter elemental; daba toda la apariencia de que el pensamiento continuaba, despreocupadamente olvidado del "hecho" de que no podía hacerlo con independencia de los elementos que el análisis introspectivo había revelado. Los psicoanalistas sostenían que habían demostrado, mas allá de cualquier duda razonable, que las influencias inconscientes desempeñan un papel en la inadaptación y en la motivación cotidiana. Incluso los psicólogos de la vida animal se opusieron, pues estaban obteniendo interesantes resultados sin emplear la introspección. La marea creciente que había estado acometiendo el muro de la ortodoxia terminó por derribarlo, y la introspección no fue ya el único método psicológico aceptado.

Según parece, muchos críticos llegaron de un salto a la conclusión de que, puesto que la introspección no lo era todo, por consiguiente no era nada, es decir, carecía de valor como método psicológico. Ya hemos visto lo difícil que es definir la introspección. No debería dictarse una condena de carácter universal contra algo que no está definido. Siempre, incluso durante nuestra fase más conductual, la psicología ha hecho uso de datos que parecen basarse en la introspección, de acuerdo con su definición más lata. Estos datos han hecho con frecuencia posible aprender algo sobre los procesos fisiológicos e incluso las estructuras, a veces mucho antes de que se pudieran hacer observaciones de las propias estructuras. Por ejemplo, Thomas Young (1802) propuso una teoría de la visión en tres colores y Helmholtz la desarrolló en detalle más de un siglo antes de que las técnicas microscópicas hubieran progresado lo suficiente como para revelar los tres tipos fundamentales de receptores del color en la retina. Consideramos que la utilidad de algún tipo de introspección esta lejos de haberse agotado y que, en consecuencia, no se la debe relegar al destino sufrido por el sistema que se apoyé tanto en ella como único sostén. Si por introspección entendemos el empleo de la experiencia y del uso de informes verbales basados en esta experiencia, entonces la introspección, tal como lo indicó Titchener, simplemente se coextiende con la ciencia y es de suponer que siempre será usada. Boring (1953) hizo un resumen de las distintas formas contemporáneas de la introspección, y otros autores periódicamente desempolvan el tema para presentar un nuevo aspecto.

 

Otras Objeciones

Además de las críticas relativas al método, hubo otras. Se atacó el criterio estrecho de la psicología estructural. Titchener poseía una notable tendencia a separar en compartimientos y parecía preferir ubicar un área de investigación en una categoría no psicológica a afirmar que se trataba de una nueva rama de la psicología. No era una exclusión definitoria, el catálogo de la psicología de Titchener parecía incluir una adecuada "lista de compras" en lo que a áreas se refería. Era una exclusión conductual. Los intereses personales de Titchener no incluían la psicología animal ni la infantil y no alentó a sus discípulos a efectuar investigaciones en estas área. Cuando Watson comenzó a publicar sus estudios conductuales Titchener afirmó ignorar qué eran, pero sí sabía a la perfección qué no eran psicologías. Hasta la psicología fisiológica, tal como se la concibe en la actualidad era un problema subsidiario que debía abordarse mucho después. Esta concepción de los límites de la psicología era demasiado estrecha como para resistir la presión explosiva de los intereses empíricos, manifestados por un grupo cada vez mayor de psicólogos.

El estructuralismo fue muy criticado por su artificialidad y su fuerte acento en el análisis. Los que más vigorosamente atacaron estos defectos fueron los guestaltistas, quienes deploraban la pérdida que según ellos engendraba el análisis. Señalaron la primacía del todo como todo, un todo que no podría nunca recobrarse mediante una síntesis de elementos. Para los guestaltistas, el método primario era la observación fenomenológica y no la introspección analítica de Titchener.

A fin de esclarecer una objeción final, permítaseme recordar un incidente mencionado, James McKeen Cattell, un estadounidense que fue el primer asistente, autoproclamado, de Wundt, había llevado a Leipzig el estudio de las diferencias individuales. Wundt había declarado el problema ganz amerikanisch, lo que puede traducirse come completamente o típicamente americano. Puesto que el problema había surgido de la teoría evolucionista a través de Galton, el comentario de Wundt no era literalmente cierto, pero apuntaba a una verdad más profunda: el pragmatismo del temperamento norteamericano (que por lo visto, todavía conserva). Cuando Titchener trajo la psicología de Wundt a los Estados Unidos, la reacción tendió ser simétrica, y así se consideró que la psicología wundtiana era granz deutsch. Tampoco el aspecto de "ciencia pura" del estructuralismo ejerció una gran fascinación. ¿Qué importancia tienen los elementos de la experiencia en la iniciación y orientación de la acción? A partir de William James, la pregunta fue ¿Cual es la función de la conciencia en la adaptación? Ya que el estructuralismo no se proponía responder a ésta ni a ninguna otra pregunta de orden práctico, jamás logró conquistar el corazón de los norteamericanos. Si lo hubiese hecho todas las demás críticas, todos los demás obstáculos podrían haber sido vencidos. La objeción fatal fue que el programa del estructuralismo carecía de atractivo suficiente.

 

El Destino del Estructuralismo

Como cualquier otro sistema, el estructuralismo fue sensible a la critica y a los resultados empíricos. Comenzó con un punto de vista ambiguo sobre su objeto de estudio, la conciencia; un punto de vista que en el mejor de los casos no llegó a negar con la vehemencia necesaria la posibilidad de considerar a la conciencia como un existente real. Esto derivó en una designación alternativa para la escuela: existencialismo. La búsqueda de elementos de la conciencia llevó finalmente a la conclusión de que no había más que un elemento establecido: la sensación. En su publicación póstuma, Systematic psychology: Prolegomena (1929), Titchener concluía que la psicología introspectiva se ocupaba exclusivamente de materiales sensoriales. Para esa época, había sido reformulado el problema del estructuralismo, y ahora se trataba del examen de las dimensiones de la sensación.

Puede decirse que con esta reformulación la psicología estructural resolvió su problema original y al mismo tiempo no llegó a ninguna parte. Se había eliminado el problema de la búsqueda de elementos, y parecía inútil buscar leyes de combinación de éstos, cuando sólo se podía trabajar con un único elemento. Este lógico callejón sin salida fue brillantemente anticipado por James en el capítulo 9 de sus Principles of psychology:

Es sorprendente qué estragos se hacen en la psicología cuando se admiten en un comienzo suposiciones aparentemente inocentes pero que, sin embargo, contienen un defecto. Las consecuencias negativas se desarrollan posteriormente, y son irremediables, entremezclándose en toda la trama del trabajo. El concepto de que las sensaciones, por ser las cosas más simples, son las primeras por las que hay que empezar en psicología es una de estas suposiciones. La única cosa que la psicología tiene derecho a postular desde el principio es el hecho del pensamiento mismo, y por él hay que empezar, analizándolo primero que todo. Si después se demuestra que las sensaciones están en contra de los elementos del pensamiento, no estaremos peor que si las hubiésemos dado por sentadas desde el comienzo. (1890, pág. 224.)

Evans (1972) señala que la actitud de Titchener hacia la descripción fenomenológica sufrió también un cambio gradual. A pesar de su imagen tradicional como un rígido tradicionalista modificó su sistema al igual que otros psicólogos han modificado los suyo. En 1925, se había ablandado hasta el punto de decir: "La fenomenología no es aún, no es en sí misma, psicología experimental, pero proporciona en la actualidad un método sólido y seguro de enfocar el análisis de nuestro objeto de estudio psicológico, y el que recurramos a ella y advirtamos su promesa se puede tomar, tal vez, como un signo de adolescencia" (Evans, 1972, pág. 179). De haber vivido Titchener, no hay modo de saber en qué medida podría haber llegado a modificar sus creencias sistemáticas para hacerlas compatibles con la psicología de la Gestalt o con el funcionalismo. No existen indicios, sin embargo, de que pudiera haber soportado el conductismo, dada la negativa de este sistema a aceptar que la conciencia pudiera ser el objeto de estudio de la psicología. Para Titchener, el conductismo no fue, de modo alguno, una escuela de psicología.

El tiempo se estaba agotando para el estructuralismo como se agotó para Titchener. Con el pasar de los años, Titchener se fue retirando progresivamente de la psicología. El frenesí con que inició su producción en Estados Unidos dio por resultado unos nueve trabajos por año durante siete años, pero fue disminuyendo de ahí en más. Dejó primero la American Psychological Association y formó su propio grupo. Sus relaciones con los demás psicólogos eran muy cambiantes. Atravesó un período violento en sus relaciones con Thorndike, después de hacer trizas un libro de éste (Joncich, 1968). Lo paradójico es que Titchener admiraba a Watson, aunque entre éste y Thorndike no había grandes diferencial en lo que se refiere a la impetuosidad de su carácter o a su actitud iconoclasta. Por otra parte, fue el gran éxito que tuvo la proclamación de Watson de la doctrina conductual lo que sirvió para atraer una cantidad cada vez mayor de psicólogos y acelerar así la muerte del estructuralismo. Quizá las batallas fueron demasiadas; el viejo guerrero se fue alejando gradualmente, incluso de sus discípulos y de su propio terreno, y se volcó a su hobby de la numismática.

El libro de E. G. Boring, The Physical Dimensions of Consciousness (1933) fue, en efecto, la agonía final del estructuralismo. Como discípulo destacado de Titchener, y en ciertos aspectos su sucesor más probable, Boring, en 1933, estaba en realidad interesado en correlacionar los procesos conscientes con los fisiológicos; éste era el tercer problema de Titchener. Boring parece ahí estar todavía tratando de salvar lo que podía de la posición sistemática estructuralista:

La doctrina de las dimensiones conscientes, que según creo -sin pruebas- es la manera fundamental en que Titchener enfrenta el desafío de la Gestalt y de los antiatomistas, me parece muy importante, y opino que es el enfoque correcto para una descripción adecuada de la mente. Sin embargo, no quiero poner tanto énfasis en ella como algunos de sus amigos, porque creo que las categorías de descripción, ya sean las dimensiones psicológicas de cualidad e intensidad, o las dimensiones físicas de espacio, masa y tiempo, son, desde el punto de vista científico, arbitrarias y temporarias, asuntos de conveniencia o economía en la descripción. No se trata de descubrir elementos conscientes, atributos o dimensiones; uno los hace y los utiliza de acuerdo con las exigencias fenomenológicas (1933, pág. vii).

Aquí, Boring intentaba desposar al estructuralismo con el creciente refinamiento científico y lógico vigente en su época. Reconocía la arbitrariedad de los conceptos científicos y la importancia de una convención verbal aun en la comunicación de los resultados introspectivos. Con todo, la influencia de Titchener era fuerte aún, y Boring luchaba por salvar a la conciencia como objeto apropiado de investigación científica.

Cuatro años después, evidentemente había abandonado la lucha. Examinó la definición de conciencia y el papel de la experiencia privada. Y concluyó que la experiencia privada no podía tener utilidad científica mientras no se hiciera pública, por lo tanto, estaba fuera de la ciencia. Luego de llegar a "una percatación de una percatación" [awareness of an awareness] como lo más aproximado a una definición de la conciencia, decía con respecto al término:

Pienso que los pensadores rigurosos o "duros" querrán seguramente abandonar para siempre el término conciencia. Difícilmente una psicología científica esté dispuesta a dar importancia a un acontecimiento fisiológico tan mal definido como lo es una percatación de una percatación. Este concepto nunca hubiera salido a la luz, si los hombres no hubieran intentado interpretar a los otros en términos de sus propias mentes "privadas", esa egocéntrica distorsión copernicana que lleva justamente a un solitario solipsismo (1937, pág. 458).

Boring proporcionó así primero la piedra que coronó el edificio del estructuralismo, y luego la que le sirvió de lápida. El estructuralismo está muerto en la actualidad. Para nosotros es sólo un pálido recuerdo de nuestro pasado psicológico y no la sensación vibrante que atrajo a brillantes jóvenes científicos desde playas remotas a Leipzig y después durante cierto tiempo a Cornell. Triste. Sin embargo, su deceso fue consecuencia de un dogmatismo estrecho, una enfermedad a la que ninguna escuela puede sobrevivir durante mucho tiempo e... el mundo moderno. Su muerte fue sentida por pocos.

Mientras tanto, la tradición fenomenológica que suministró parte de la matriz de la que nació el estructuralismo, negando su origen mientras emergía, sigue viviendo. Husserl había postulado el potencial del individuo para comprender la "esencia" o el "núcleo central" de la realidad; que -según él- se encuentra en la conciencia. Sartre completa las ideas de Husserl sobre las esencias y llega a la conclusión de que los fenómenos no son apariciones de los objetos sino más bien los entes que los objetos dejan al aparecer a la conciencia. Considera la conciencia como lo opuesto a la objetividad (Lauer, 1965).

 


Entérate

Nueva técnica no invasiva de estudio de las funciones cerebrales superiores:

Se trata de una variante de la Resonancia Magnética Funcional, en la que se miden gradientes de difusión de las moléculas de agua y que ha sido aplicado por un grupo de neurocientíficos de la Universidad de Indiana, para obtener un mapa de alta resolución de las conexiones neuronales de la corteza cerebral. Se ha localizado lo que llaman "corazón del cerebro", situado en la parte posterior del cerebro entre los dos hemisferios y que funciona como condensador de las comunicaciones que mantienen entre si las neuronas. Se prevé aplicar esta técnica al estudio de la regeneración neuronal tras un accidente cerebral.

Noticia completa: noticia